jueves 31 de julio del 2014

Última carga09:42:33

Pintor Luis Guzmán analiza su medalla “Intendente Vicente Méndez”

Valoración del Usuario:  / 0
  • Galardón al mérito se entrega a quienes tienen una trayectoria de servicio y de cercanía con la gente en Ñuble.
  • Es un homenaje para el que la recibe y para quien fuera el intendente más destacado que ha tenido la provincia.

Un nuevo reconocimiento a la obra del artista chillanejo Luis Guzmán Molina viene a sumarse a las muchas que ha recibido el destacado pintor, escultor y docente, en su medio siglo de vida artística. Se trata de la Medalla al Mérito “Intendente Vicente Méndez Urrejola”, que le será entregada la próxima semana en una ceremonia que se realizará el martes en la Primera Sala del Teatro Municipal, a las 20 horas.
La nómina de premios y reconocimientos recibidos por el pintor es abundante: Premio Municipal de Arte de Chillán (1977), Primer Premio de Acuarela en el Salón de Otoño, Sociedad Nacional de Bellas Artes, Santiago (1996); Medalla de Oro, Salón Nacional de Bellas Artes, Santiago (1997); Primer Premio en el Salón “El caballo chileno” y Premio de Honor en el Salón Nacional de Acuarela “Ricardo Andwanter”.


Contento
La noticia que lo convierte en nuevo ganador de la Medalla al Mérito “Intendente Vicente Méndez Urrejola” la recibió del gobernador Eduardo Durán el miércoles recién pasado.
-¿Contento?
-Sí, por supuesto, pero más que nada sorprendido, la verdad no me lo  imaginaba.
Junto a Alicia Castillo, su esposa, se encuentra disfrutando de la belleza del paraje de Las Trancas, donde tienen su casa de descanso. Paisaje de la precordillera y cordillera de Ñuble que ha sido un tema recurrente en las acuarelas  del pintor.
-¿Qué se siente al constatar, a pocos les pasa, que su obra es reconocida,  apreciada y se puede disfrutar de ello?
-Se dice que nadie es profeta en su tierra. Yo no sé si estoy dentro  de esa definición, pero sí me siento feliz y conmovido por los reconocimientos recibidos. Creo que eso tiene mucho que ver con la opción de vida que he hecho. Desde luego está la acuarela, técnica de la que soy un permanente admirador. Pero en el fondo, donde está la raíz de cada cual, en mi caso, yo  he optado por vivir en mi tierra, en mi ciudad natal, en mi provincia. A mí como a muchos chillanejos y como tan bien lo dijo el poeta Sergio Hernández, “me persigue Chillán”.
-¿Alguna vez se pasó, se cruzó la  idea o intención de dejar Chillán, aunque fuera por un tiempo?
-Jamás. Jamás y tengo que decir que fueron muchas las oportunidades que se me han presentado a lo largo de estos cincuenta años de vida artística, de emprender el vuelo y en condiciones ventajosas. Incluso en el extranjero, pero no. Lo que pasa es que toda mi obra se anuda a esta tierra, aquí están mis referencias, mi historia, todo lo que he logrado construir y que en mi caso está totalmente ligado al arte. La fuerza, el color de mi pintura  tiene que ver con Chillán y Ñuble. Es mi centro.
-¿Ha sido compatible la docencia con la pintura, con la vida artística que consume mucho tiempo y energía?
-No puede haber trabajos, caminos más paralelos y que se complementen mejor que la docencia y el arte. Yo he disfrutado realmente mi vida como docente. Eso me ha permitido trasmitir no sólo conocimientos a mis alumnos, también es vital la experiencia que uno puede traspasar, en mi caso como profesor y pintor. Los alumnos siempre están atentos, interesados y eso uno lo advierte.
-¿Qué viene ahora, en lo inmediato?
-Estoy trabajando en la exposición que llevaré en enero a la vecina ciudad de Los Ángeles.  La muestra estará abierta al público en una sala bastante agradable con que cuenta el mall de esa ciudad, entre el 16 y el 30 de enero. Presentaré una colección de miniaturas, en acuarela por cierto, que creo gustará a quienes visiten la exposición. He estado trabajando en este formato, de lo que se conoce como miniatura, y ha sido muy bien recibido.  Como la fecha de inauguración está bastante cerca, he estado pintando mucho.
Como dice Luis Guzmán sobre su permanencia en su suelo natal, la naturaleza de su trabajo está ligada a la identidad. Hay todo un sentido de pertenencia en la obra de Guzmán Molina, en la que ha mostrado el paisaje urbano y rural de Ñuble, donde ha llevado al papel y a la tela el paisaje de Chile.
Recuerda que lo conmovió el haber ganado el Primer Premio en el Salón “El caballo chileno”. Y esa emoción se revive cada vez que recuerda. “En el jurado estaba don Sergio Montecino (Premio Nacional de Arte 1993); yo presenté una acuarela cuyo tema eran las carretelas que se estacionaban en la Avenida Brasil y que llevaban a los pasajeros del tren. Era un tema  especial y gané”, evoca el pintor.

comments
       Noticias Relacionadas
JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones