jueves 24 de abril del 2014

Última carga01:22:28

Termoeléctrica de Bulnes confirma compra de terreno y fija fecha para estudio ambiental



Predio de 54 hectáreas se ubica en el sector del camino a Los Tilos, a escasos metros del río Diguillín.
 

Tras la primera reunión formal entre el titular del proyecto Octopus y la Municipalidad de Bulnes, se comenzaron a despejar las dudas respecto del impacto que tendrá la construcción y operación de la central termoeléctrica más grande de Chile, que se levantará en Bulnes.
La cita tuvo lugar ayer en el casino Villa Baviera, de Bulnes, en la que participaron el alcalde Ernesto Sánchez y el gerente general de Australis Power, Alfonso Ardisoni, junto a ejecutivos de la firma.
Octopus es un proyecto desarrollado por el consorcio formado por cuatro empresas: las norteamericanas Australis Power y Cheniere Energy, y las chilenas Andes Minergy y Gasoducto Innergy.
En el encuentro, la empresa presentó oficialmente el proyecto al municipio, aclarando las dudas respecto del eventual impacto ambiental y confirmando que ya se adquirió un terreno de 54 hectáreas en el sector del camino a Los Tilos, muy cerca de la Ruta 5 y colindante con el río Diguillín.
En ese sentido, Ardisoni se mostró muy satisfecho al salir de la reunión, a la que calificó de “muy positiva”, tanto por la recepción del alcalde como por los beneficios que la instalación de la central tendrá para los habitantes de Bulnes y para los consumidores de electricidad en general.
De igual forma, destacó que la importación de gas natural y su transporte hasta Bulnes dará factibilidad a la posibilidad de vender gas natural a clientes industriales y residenciales de la Provincia de Ñuble.
Como se recordará, esta central  permitirá aportar al Sistema Interconectado Central (desde Taltal a Chiloé) una potencia instalada de 1.140 MW, lo que contribuirá en parte a paliar el déficit de oferta eléctrica que se proyecta para los próximos años.
Según explicó el ejecutivo de Australis, ésta será una central de ciclo combinado que operará en base a gas natural, un combustible más limpio que el carbón y el diésel, donde se utilizará tecnología de punta para reducir al mínimo el impacto ambiental.
Para ello, se importará desde Estados Unidos gas natural licuado (GNL) del tipo shale gas, que es más barato que el gas natural convencional.
Debido a esto, el proyecto también considera la construcción de un terminal regasificador flotante en la bahía de Concepción, que debiera estar operativo a partir de 2016, donde se recepcionará el GNL y se regasificará, tal como se hace con el GNL importado en el terminal de Quintero.
Posteriormente, se inyectará al Gasoducto del Pacífico, que transportará el gas natural desde Talcahuano hasta Bulnes.
Consultado por los atributos que inclinaron la balanza en favor de Bulnes para desarrollar el proyecto, Ardisoni precisó que esta comuna era la mejor opción porque reunía los requisitos social, ambiental y económico.
Explicó que existe la infraestructura adecuada, no hay conflictos sociales, no hay zonas pobladas cercanas, hay espacio suficiente, no existe gran desarrollo industrial, no existe una declaración de zona de latencia o saturada y está cerca de las redes eléctricas y de gas.

Impacto ambiental
El ejecutivo adelantó que en en marzo esperan presentar el estudio de impacto ambiental (EIA) al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental para su calificación, y de cumplirse todas las etapas satisfactoriamente, la central debiera comenzar a operar en 2017.
 Indicó que el agua para la operación de las calderas se obtendrá de pozos profundos y que luego se devolverá a canales de regadío previo paso por un proceso de enfriamiento.
Al respecto, el alcalde subrayó que su mayor preocupación es que esta central no genere impactos negativos en el medio ambiente, razón por la cual se mostró interesado en conocer la tecnología que se utilizará en el proceso de generación eléctrica.
“Queremos viajar a Alemania para conocer una central de similares características, que opera con tecnología alemana y su impacto ambiental es prácticamente nulo”, manifestó Sánchez.
Por lo pronto, comentó que este martes conversó el tema con los ediles en la sesión de concejo municipal y que uno de los aspectos clave que debe resolverse es el de las compensaciones económicas.
“Salí muy conforme de la reunión porque los ejecutivos están abiertos a responder todas las interrogantes y están llanos a conversar, no están imponiendo una visión en particular. Además, con esta reunión se despejaron las dudas y rumores que había sobre el proyecto”, añadió el jefe comunal.
La central Octopus representa una inversión total de 1.300 millones de dólares, cifra que incluye la construcción del terminal regasificador en Talcahuano.

comments
Noticias Relacionadas
JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones